Revista La Maza N° 38

EDITORIAL
  Cuando este número de LA MAZA esté en la calle, se estará produciendo en Europa un hecho sin precedentes en la historia reciente. Convocada, inicialmente, por la reformista Confederación Europea de Sindicatos, el 14 de Noviembre se realizará una protesta popular continental. Concebida más como una protesta simbólica ante la magnitud de las conquistas perdidas que como un paso inicial para poner en las calles a los pueblos de Europa y derrotar al capitalismo salvaje, todo parece indicar que esa vergonzosa moderación de sus convocantes está siendo desbordada por la terrible bronca de los explotados y por la acumulación de luchas nacionales y parciales con las que ha arrancado el otoño boreal. En principio, todas las centrales sindicales españolas, incluyendo a las anarquistas, convocan a la huelga ese día. Lo mismo hace el principal agrupamiento sindical portugués, la CGT, que viene de protagonizar dos grandes manifestaciones contra el gobierno conservador. En Bélgica, el sindicato "socialista", con casi dos millones de afiliados convoca a lo que llama "una jornada histórica". Las principales centrales griegas se sumarán a la medida, mientras la CGT Italiana -la mayor central del país- adhiere con un llamado a parar cuatro horas ese día. En tanto casi todos los agrupamientos franceses han convocado a movilizaciones acompañadas, en muchos casos, por abandono de tareas. Algo similar sucede en Austria, Rumania y otros países de la eurozona. Pero lo verdaderamente significativo es la adhesión que se está produciendo en los grupos, sindicatos y organizaciones autónomas y revolucionarias, las que están haciendo una gran campaña de agitación convocando a medidas de acción directa en todo el continente y llamando a desbordar los planteos pacifistas de la C.E.S. Aunque se trate, todavía de una respuesta débil en relación a la magnitud del ataque sufrido por los pueblos del viejo continente, es evidente que la resistencia popular crece a pasos agigantados en toda la región y empieza a poner en aprietos a sus gobiernos. Las protestas vienen creciendo en cantidad y violencia desde fines del verano europeo, tal como se ha registrado en el último mes en Portugal, Francia, España, Grecia e Italia. Todavía estas protestas no han logrado derribar a los gobiernos impuestos por el capital usurario, pero han estado a un paso de hacerlo en Grecia y Portugal. Una lenta pero inexorable acumulación de fuerzas, experiencias e ideas se está produciendo entre los pueblos europeos, arrastrados a la opresión y la miseria por los gobiernos serviles. Una nueva situación madura en sus conciencias y no tardará en expresarse en acciones insurreccionales de consecuencias revolucionarias. Y lo hace ante la constatación del fracaso de todas las tentativas burguesas de superación de la crisis desatada en 2008. Cada paso anunciado por las potencias centrales hacia la solución es, en realidad, un nuevo empujón hacia el abismo. Esos ensayos sólo potenciaron la crisis hasta niveles nunca alcanzados imponiendo la contracción económica y la miseria para los pueblos como una tendencia sostenida y de larga duración, que sólo puede conducir a la guerra social. La huelga continental del 14 N es un avance en la resistencia popular y se transformará en el punto de partida de las grandes insurrecciones continentales que se avecinan y que cambiarán el curso mundial de las luchas anticapitalistas.

UN NOVIEMBRE DE LUCHAS EN EL MUNDO

Como anticipando lo que se viene, el jueves 1o. de Noviembre, la Ciudad de Buenos Aires fue paralizada por una enorme concentración convocada por dos de las CGT opositoras, la de Barrionuevo y la de Moyano. Miles de trabajadores, con un inusitado acompañamiento de pobres de los barrios marginados, coparon el centro de la Ciudad. Llegaron hasta allí en centenares de micros destartalados, camiones de reparto y cualquier cosa con ruedas que los acercase. Los estacionaron a lo largo y ancho de la 9 de Julio, bloqueando su circulación en todos los sentidos. La Ciudad fue un caos de piquetes hechos no por piqueteros pero sí por muy parecidos argentinos, en su origen y domicilio, al de aquellos que formaban contingentes de hambreados que ocupaban la ciudad antes de que el régimen cooptara a sus dirigentes y los transformase en funcionarios muy bien pagos. Reclamaban por las obras sociales saqueadas, por la nueva ley de ART, por los salarios que no alcanzan, por la inflación que no se detiene, por los impuestos a la ganancia que pagan los pobres, por las jubilaciones de hambre... La inmensa mayoría de ellos, sin dudas, votó a CFK hace un año y lloró a NK hace dos años. Ahora, esos miles y miles de humildes ciudadanos, dejaron en soledad absoluta y patética ambos aniversarios, desapercibidos para todos menos para la minoría orgánica y acomodada integrada al gobierno y no vacilaron en acompañar a dirigentes como Moyano o Barrionuevo (¡!) en el reclamo por mejores condiciones de vida. Pero, vista en la perspectiva del duro mes que será noviembre, esta protesta no es más que un preparatorio de lo que, todo parece indicar, será una gran jornada de lucha y movilización popular para fines de mes, convocada por las CGT opositoras, la CTA, la izquierda y las organizaciones independientes. El reclamo es el mismo, se exprese como se exprese. Las condiciones de vida de los humildes, de los trabajadores asalariados y de los que están en negro, no cesan de empeorar. La miseria golpea las puertas de los oprimidos, el desempleo azota a los gremios -como la construcción donde se refugian los trabajadores menos calificados, la plata no alcanza... Y, a poco andar el mes, volverán a sonar las cacerolas de la clase media y de la oposición de derechas, como para mostrar que las protestas vienen de todos lados y de cualquier modo.
Alejado de tanto malestar social, el gobierno de CFK y su nuevo partido, Unidos y Organizados, se apresta para librar la batalla final contra lo que ha definido como el enemigo monopólico de la Nación: el Grupo Clarín. Extraña guerra ésta de dos viejos y buenos socios, que han compartido grandes momentos e inmejorables negocios. Extraña guerra para ser librada en nombre del "anti monopolio", por un gobierno que si hay algo que lo caracteriza es ser socio de todos los grandes monopolios. Extraño discurso el de estos "progresistas", que antes se arrodillaban ante los "burgueses buenos" y ahora lo hacen ante los "monopolios buenos". Extraña gesta patriótica, ésta que se produce ante la indiferencia de la mayoría de los humildes que saben que nada bueno pueden esperar, ni para ellos ni para la Patria, de ninguno de los contendientes y que sólo pueden confiar en sus propias fuerzas para construir un futuro de libertad e igualdad .

Queridos lectores:
Si desean leer la Revista La Maza completa ingresen al siguiente link:


Comentarios

Entradas populares de este blog

Revista La Maza N° 71

Revista La Maza N° 69

Revista La Maza N° 62