Revista La Maza N° 49

EDITORIAL
  Finalmente, por si alguna duda les quedaba a algunos, el gobierno de Cristina Fernández se ha quitado todas las caretas y se ha despojado de todo disimulo. Ante el achicamiento de sus recursos económicos, con creciente déficit fiscal, brutal e insoluble crisis energética, caída estrepitosa de las reservas y una inflación y dólar negro fuera de control, se ha lanzado a aplicar un ajuste feroz contra el pueblo. En los últimos dos meses el peso se ha devaluado en casi un 40%, la inflación del año que acaba de terminar rondó el 30% y se estima que enero arrojará un crecimiento de los precios cercano al 6%. Los aumentos del transporte público y de los combustibles de diciembre han sido sucedidos, ahora, por una verdadera ola de remarcaciones de todos los precios. Este ajuste brutal implica una confiscación de los ingresos de los pobres que supera el 30 % y que golpea, especialmente a los más humildes. Los jubilados, los docentes, los empleados públicos, los que sobreviven con planes sociales, los trabajadores y los pequeños comerciantes, los más vulnerables, los siempre castigados y postergados serán los más afectados. Los capitalistas no vacilaron en trasladar el nuevo precio del dólar a todos los productos, empezando por los que componen la canasta básica. Incluso, durante los últimos días de enero, fueron varias las cadenas de electrodomésticos y otros rubros que no tenían precio de venta porque estaban reelaborando sus listas.
Este nuevo ataque a la economía popular sucede al despojo que ya se venía perpetrando con índices inflacionarios que erosionaban regularmente el escaso poder adquisitivo de los salarios. El resultado es que, en la fabulosa década ganada millones de argentinos serán sumergidos en la miseria, en medio de una oleada de carestía como no vivíamos desde el 2001.
Por otra parte, los exportadores, comenzando con los dueños de las cosechas y las cuatro grandes empresas monopólicas amigas del gobierno que concentran las exportaciones de granos, se frotan las manos: de un día para otro han multiplicado sus ingresos. Lo mismo festejan las grandes empresas, extranjeras casi todas, cuyos costos en dólares (salarios, servicios de energía e insumos locales) disminuyen en un alto porcentaje mientras crecen sus posibilidades de exportar. Y más festejan la banca, los usureros y los piratas de las finanzas que ganan en una punta y otra de la timba especulativa en curso.

HAY QUE ENFRENTAR EL AJUSTE Y LA MISERIA KIRCHNERISTA

Pero este giro político del gobierno, accediendo a las demandas e imposiciones de los poderosos, es sólo el principio. El kirchnerismo en bancarrota, con sus cuentas en rojo, sin conducción política y sumergido en una ola de repudio popular, se arrodilla ante los acreedores y usureros internacionales, pidiéndoles perdón y permiso para volver a endeudarse con ellos mismos a tasas exorbitantes. Recorrerán el mismo espinel de banqueros, consultoras, organismos internacionales y prestamistas que han recorrido antes Cavallo, Lavagna, Lemes y tantos otros ministros de economía del régimen. La deuda, la que, pese a los discursos mendaces del gobierno, jamás dejamos de pagar y jamás dejó de crecer, volverá a ser el primer mandamiento de los argentinos. Seguiremos viviendo para pagarles a los usureros préstamos que nunca vimos, que jamás construyeron hospitales ni escuelas ni puentes ni rutas ni viviendas, pero que sí enriquecieron a esos ministros, a los coimeros, los intermediarios y, por supuesto, a nuestros gobernantes convertidos en agentes de cobranzas de los usureros.
Pero para poder volver a endeudarse, el gobierno deberá arreglar las cuentas pendientes con todos aquellos a los que nunca les iba a dar nada. Ya peregrinó Kicillof ante los fondos buitres, ante los españoles de Repsol y los acreedores en el CIADI, se humilló ante los chinos y suplicó en el Club de París. A todos ellos les aseguró que les pagarán con creces lo que reclaman. Lo harán con el hambre del pueblo, con tarifazos que nos cobrarán servicios públicos destruidos a precios internacionales, con salarios miserables y congelados, con jubilaciones de indigencia y condenando al hambre a toda una generación. Volverán a la eterna deuda de la que fueron celosos pagadores. Terminarán aceptando que el Fondo Monetario Internacional u otro organismo similar les audite las cuentas y les dicte las políticas adecuadas para asegurarle a los usureros la certeza del pago. Ese es el camino que ha adoptado, en su bancarrota y descomposición política y moral, la camarilla de lúmpenes que nos gobierna con su autista jefa a la cabeza. Saben que pagarán un alto precio: el irreparable desprecio del pueblo e, incluso, el alejamiento de muchos de los que los siguieron. No son pocos los que están saltando el cerco y alejándose de un palacio y una corte de alcahuetes que está bailando sobre la cubierta del Titanic, como bailaba Cristina el 10 de Diciembre mientras el país ardía en saqueos y los muertos se contaban por decenas. Verbitsky y el CELS, Horacio González y su Cartera Abierta, la Paco Urondo, sectores del Evita y tantos otros, junto con preocupados gobernadores, intendentes, punteros y sindicalistas ven venir una tormenta social de magnitud y buscan nuevos refugios.
Sin embargo puede suceder que el kirchnerismo pague un precio más alto, todavía, y arrastre, en su caída, al régimen todo: puede que la extendida bronca popular se transforme en acciones de repudio callejero y que una oleada de protestas populares sacuda el tablero de los intereses imperiales y de sus sirvientes locales. La democracia bastarda de radicales, peronistas, social demócratas y macristas no tiene nada que ofrecerle a los oprimidos y éste derrumbe estrepitoso de los kirchneristas es la confirmación de que nada puede esperar el pueblo de ninguna de esas variantes de la partidocracia corrupta, mendaz y servil.
Empezamos a transitar momentos que pueden marcar épocas: es posible que un pueblo que no ha olvidado las lecciones aprendidas en años de lucha anteriores se ponga a andar por sus banderas; puede que vuelvan a brotar, como sucedió apenas unos pocos años atrás, como flores en imparable estallido de primavera, las organizaciones independientes de agrupamiento y lucha de los oprimidos. Puede que un Argentinazo esté madurando y es obligación de todos los luchadores empujar su caminar hacia el futuro.

Queridos lectores:
Si desean leer la Revista La Maza completa ingresen al siguiente link:

Comentarios

Entradas populares de este blog

Revista La Maza N° 71

Revista La Maza N° 69

Revista La Maza N° 62