Revista La Maza N° 57


EDITORIAL
  En un reportaje concedido a fines de octubre a un medio mexicano, el ministro Kicillof dijo que, a partir de enero, cuando se caiga la vigencia de la cláusula Rufo (que impide mejorar la oferta a los acreedores que no ingresaron a los canjes anteriores), el gobierno argentino está dispuesto a sentarse a negociar con los fondos buitres una oferta de pago. Dejó claro, además, que no se limitarán a hacerlo con los buitres que litigaron (los de Paul Singer y Mark Brodsky) sino con todos los acreedores que aún están por fuera. Y, obviamente, admitió que esa oferta será lo suficientemente interesante como para que todos, litigantes o no, la acepten. Teniendo en cuenta que Kicillof es el general del ejército de sirvientes y pagadores seriales que nos gobierna, nadie podrá sorprenderse por el monto a pagar, que algunos estiman superior a los 20.000 millones de dólares. Por supuesto que habrá algún costo político que pagar, sobre todo para explicarle a su público, menguado pero crédulo, que los cuervos no eran aves de rapiña sino tiernas palomas de campanario. Claro que no es una misión difícil, sobre todo para una camarilla de chantas que no para de tararear canciones de Silvio Rodríguez mientras se abraza con Monsanto, Rockefeller, Elsztein, Grocopatel, Soros, Chevron o la Barrik Gold. No le temen al ridículo y ya es muy poco el prestigio popular que les queda y arriesgan. Por eso es que Alejandro Vanoli, el actual presidente del Banco Central, ratificando los dichos por su jefe Kicillof admitió que ahora lo que hay que hacer es aprovechar estos dos meses para preparar un discurso que justifique la nueva voltereta a la derecha del gobierno. Como si las rebuscadas y caras palabras de los cagatintas de Carta Abierta pudiesen transformar una nueva capitulación en una gesta liberadora!! Aunque, después de la Ley de Hidrocarburos (la mayor entrega del patrimonio nacional desde el Pacto Roca Runciman) uno puede esperar cualquier cosa de intelectuales a sueldo, de periodistas de jornales caros y de militantes de profesión y prebenda. Por eso no hará falta mucho refinamiento en el discurso para seguir gozando de la simpatía y el aplauso de ese gran sindicato de empleados públicos jerárquicos que es hoy el aparato político y comunicacional oficialista, empezando por los pibes rentados de La Cámpora. El Patio de las Palmeras volverá a brillar de entusiasmo y estallar en una ovación cuando CFK les anuncie que le han pagado tanto a los fondos buitres que les salió sangre de sus repletos bolsillo!!

PREPARÁNDOSE PARA ABRAZAR A BUITRES

Lo que no les dirá CFK a sus muchachos es que esa cuenta ira a engrosar la enorme hipoteca que los Kirchner le dejan al pueblo argentino. Después de una década en el poder, después de haber pagado una suma equivalente a toda la deuda externa existente a su arribo al gobierno, ahora, cuando están de capa caída y en retirada, dejan una deuda superior a la que recibieron. Tampoco les dirá a sus fieles empleados que eso significa menos escuelas, menos viviendas, menos trabajo, menos hospitales, menos obras para evitar inundaciones, menos rutas, menos trenes y más, mucho más, hambre, sacrificio, desamparo, penurias y miseria. Tratará de que esa verdad sea revelada por quien la suceda, por quien deba hacerse cargo de cobrarnos una cuenta en la que no tuvimos arte ni parte pero que, gobierne quien gobierne, tirarán encima del pueblo. Y tratará, sobre todo, que los crédulos acepten que el kirchnerismo es ajeno al feroz ajuste que se viene y que el próximo sirviente en jefe llevará a cabo. Las razones que llevan al kirchnerismo al abrazo con los buitres son de imperiosa urgencia. El derrumbe del precio de la soja, las necesidades de importar insumos por parte de una industria que es más una factoría de ensamblaje que otra cosa, la montaña de dólares que requiere la compra de energía y las obligaciones de la deuda de vencimiento inminente, acosan las escuálidas reservas del Banco Central. Se conjugan con una caída general de la actividad económica, con suspensiones y despidos y con un estado de bronca y desánimo que pueden ser explosivos en vísperas de las fiestas navideñas. Por eso la urgencia de abrazar buitres para poder, de inmediato, volver a endeudar al país ante los templos de los usureros y, con esas divisas, patear la pelota para adelante, aunque sea por unos pocos meses. Nada hay más importante, hoy para el gobierno, que llegar tranquilos al final. Es más, ha trascendido que ya está preparada una emisión de nuevos nonos externos que saldrían al mercado en cuanto se cierre el acuerdo con los fondos buitres. Con esos fondos pondrán parches a una economía estructuralmente en decadencia y paños fríos a la bronca popular que la miseria empuja. Con tal de llegar a diciembre sin que les estalle la bomba que ellos mismos han ido montando, los ­progresistas de Puerto Madero$ están dispuestos a borrar con el codo lo que escribieron a dos manos. Taparán pintadas en los muros, rasparan afiches, cambiarán el libreto de los cagatintas oficialistas y, con la mejor sonrisa, dirán que los buitres han sido domesticados y que, gracias a Cristina, ahora ­son más buenos que Lassie con bozal!!

Queridos lectores:
Si desean leer la Revista La Maza completa ingresen al siguiente link:

Comentarios

Entradas populares de este blog

Revista La Maza N° 71

Revista La Maza N° 69

Revista La Maza N° 62