Revista La Maza N° 59

EDITORIAL
  La campaña electoral, la "más violenta de la historia", según el Senador Marcelo Fuentes, acaba de comenzar. En realidad se inició el 18 de enero con la muerte del fiscal Nisman y con todas las acusaciones que brotaron como hongos después de la lluvia de verano. Se continuó con la confirmación del procesamiento de Amado Boudou por una de las tantas causas que acumula y que, ahora mismo, le auguran un claro futuro de émulo de María Julia Alsogaray, encanada e ignorada por la camarilla a la que sirvió y de la que pretendió servirse en soledad. Seguirá, tal vez, con el avance de otro juez, Bonadío, sobre la fortaleza más preciada del gobierno, el patrimonio de la familia presidencial, la ruta del dinero, las fortunas mal habidas y la responsabilidad penal del círculo más intimo y enriquecido del poder. Tal vez a eso se refiera Fuentes en su declaración. Pero, además, hay otros actores en juego y hay intereses muy poderosos que han sido afectados por algunas de las improvisadas decisiones de un gobierno que deambula por el final del pasillo. Tomemos, por ejemplo, a los centenares de agentes de la SIDE que han sido expulsados del organismo junto a Jaime Stiusso y que no aceptarán con buen humor su ostracismo. Volarán las carpetas, aparecerán las cuentas y casas y bienes a nombre de testaferros, conoceremos videos y fotos comprometedoras, nos asombrarán las "operaciones" que veremos. No le faltará, a esa "mano de obra desocupada" mandantes ni mecenas. En un clima social de desánimo político, donde el fin del ciclo kirchnerista no augura nada mejor que esta decadencia y en el que las luchas sociales vuelven a estar adormecidas por las narcotizantes demagogias electorales, las guerras en el poder se desenvuelven por arriba, con toda la sociedad empobrecida reducida a simple espectadora de la batalla de los amos.

EMPEZÓ LA CAMPAÑA ELECTORAL. "MAS VIOLENTA DE LA HISTORIA"


En medio de esa atmósfera de escándalo palaciego, pasan desapercibidos episodios dignos de ingresar a la historia de la entrega y de la zaga de los cipayos, como diría Jauretche. Los acuerdos con China harìan sonrojar de vergüenza al viejo escritor nacionalista. Aun sin que se conozcan las cláusulas secretas, lo que se ha sabido evidencia una capitulación que pocos gobiernos se hubiesen atrevido a firmar. Las condiciones de franquicia en la que se desenvolverán las inversiones chinas, la cesión de soberanía para su fiscalización, el permiso para que ingresen mano de obra propia regida por sus leyes, la contratación obligada y sin licitación pública de proyectos financiados por sus bancos, son algunos, apenas algunos, de los puntos conocidos y son suficiente causal para acusar de entreguista a la pandilla gobernante. Por supuesto que el gobierno niega que estos acuerdos sean una versión moderna del Pacto Roca-Runciman, pero, vale recordarlo, también negó que hubiese cláusulas secretas en la negociación con Chevron-Rockefeller. Sin embargo, la semana pasada se supo que YPF y el estado argentino le aseguran a la petrolera yanqui un precio mínimo de $ 80 dólares por barril de petróleo, mientras la cotización internacional del crudo se derrumbaba hasta menos de $ 50 dólares. O sea, Chevron tiene ganancias aseguradas: no importa lo que pase con el precio real del petróleo, somos, como siempre, socios en sus pérdidas pero apenas testigos de sus ganancias. Estos dos hechos son ilustrativos de los costos ocultos de una política desesperada para obtener los dólares imprescindibles que aseguren los negocios de importadores y banqueros. Con las reservas arañando el final del pozo, con una pronunciada baja del precio de la soja y con importantes vencimientos de deuda a lo largo del año, la necesidad de abastecer de divisas al Banco Central es una de las dos prioridades del gobierno. CFK necesita asegurarse que la economía no desbarranque en corrida cambiaria o estallido social en su despedida. Y para hacerlo no vaciló en arrodillarse ante Rockfeller y los chinos. Tampoco dudará, si aparece la ocasión, en volver a endeudarnos ante la usura internacional, sin importar que paguemos una tasa de interés tres veces mayor que la que pagan Bolivia y Uruguay. La otra prioridad del gobierno, y en especial de CFK, es frenar la embestida judicial, asegurar la impunidad del círculo cercano, cerrar causas y apretar sobreseimientos, sobre todo en lo referido a las fortunas mal habidas de la mayoría de sus funcionarios y familiares. Pondrá a jugar a la nueva SIDE y a los espías de Milani, a Gils Carbò y sus fiscales, a Justicia Legítima y a todos los jueces impuestos a lo largo de estos años. Sin embargo, parece que conseguir esto le saldrá aún más caro que los acuerdos con China y el resultado es incierto. Es que, en última instancia, será el mal humor social y el rechazo popular al legado de hambre y coloniaje que deja el gobierno, el que determine el clima y el desenlace de estos últimos meses de gobierno del "falso-progresismo" kirchnerista.

Queridos lectora: 
Si desean leer la Revista La Maza completa ingresen al siguiente link:

Comentarios

Entradas populares de este blog

Revista La Maza N° 71

Revista La Maza N° 69

Revista La Maza N° 73