Revista La Maza N° 62


EDITORIAL
  La última tapa de LA  MAZA (beso apasionado entre Raúl Castro y Barak Obama, titulo 'relaciones carnales?') ha sido ferozmente atacada por el amplio, numeroso y prodigo espectro de la intelectualidad castro chavista. La notable curiosidad de nuestro batallón enemigo es que la mayoría de sus miembros revistan sin pudor alguno en las filas del kirchnerismo mas o menos critico (cada día más crítico a medida que se acerca el final!), o sea son defensores de un gobierno capitalista con todos sus pelos y señas. Se nos reprocha no anteponer el pasado 'glorioso' del castrismo al nauseabundo presente de una camarilla corrupta, privilegiada y restauracionista. Se nos exige que silenciemos el hambre, la prostitución, la desigualdad social creciente y obscena, la corrupción, los privilegios, el mercado negro, el descuartizamiento de las libertades democráticas, el desprecio cotidiano al verdadero socialismo, porque, simplemente, es llevado adelante por aquellos que se enfrentaron a burguesías descompuestas y a su amo imperialista con la sangre del pueblo pero en beneficio propio…Se nos exige que callemos que esos "revolucionarios" de hace varias décadas, se han transformado en los nuevos amos burgueses de la isla…Se nos reclama que nos hemos atrevido a decir, nada más ni nada menos, que "el rey estaba en pelotas" aunque nadie se anima a hacerlo público!! La verdad se impone por su propio peso. Nada de lo que hemos denunciado en el número anterior de La Maza es atributo de razonamientos subjetivos de ilusos libertarios comunistas. No. Nuestra consideración surge del estudio de los documentos y resoluciones de los últimos congresos del P.C. Cubano, del análisis de sus propia estadísticas y, sobretodo, de la experiencia cotidiana de compañeros nuestros en la isla. Cubanos y argentinos, militantes comunistas libertarios como nosotros, nos hacen llegar su verdad. Nos cuentan su pobre y vigilada existencia en los límites del estalinismo caribeño. Estamos dispuestos a confrontar, dato en mano, hecho contra chamuyo, ley contra verso todo lo que decimos. Pero no estamos dispuestos a callarnos ni a ser cómplices, en nombre de la nostalgia setentista, de esta restauración capitalista que, debajo de banderas rojas y entonando canciones de Silvio Rodríguez, están coronando los Castro y su pandilla.
BANDERAS ROJAS PARA UNA MINUE CAPITALISTA
Es posible que la verdad tarde tiempos en golpear a las puertas de la historia. Pero, más tarde o más temprano, la otra historia, la silenciada, la de los oprimidos y disconformes, termina emergiendo de la crosta de mierda que le tiraron encima y de los soretes a sueldo que intentaron taparla. Y cuando la verdad se emancipa de esos cagatintas interesados, elementales escribas asalariados del poder y siervos de pauta publicitaria y viajes todo pago, simples lacayos de buena paga y de correctas amistades que ya no escandalizan ni a las viejitas del Barrio Norte, cuando con un desgarrador grito de justicia la verdad le llega al alma a las nuevas generaciones, aquellos que han tenido el valor de decirle pan al pan y vino al vino serán reconocidos por su independencia de criterio. El nuevo orden de socialismo y libertad que sobrevendrá a esta época oscura de la historia humana no se construirá con aquellos que fueron vasallos del poder. Nuestro modesto deber es proclamar la verdad. No importa cuántos nos escuchen ahora, la verdad se terminara imponiendo. Decía, nuestra querida Rosa Luxemburgo, que, cuando no se puede cambiar la realidad, el sólo proclamar la verdad revoluciona el orden decadente…Eso creemos y este es nuestro modesto aporte al derrumbe del orden social que aplastó a la raza humana durante siglos. La historia de la humanidad, su verdadera huella sobre el planeta, su singularidad y especificidad, su capacidad de conmoverse a sí misma mientras conmueve a su universo, su pequeñez universal y su gigantismo ambiental, su posibilidad de sucederse evolucionando en paz con el planeta y consigo misma…todo eso está en juego en las próximas décadas. Y, aunque hoy sea poco lo que podamos hacer para influir en un rumbo positivo de la civilización, nos contentamos con decir, acá y ahora, la verdad sobre los fracaso que precedieron nuestras luchas, las verdaderas razones de esas derrotas, señalar a los aprovechados de nuestro atraso y a lo que lucraron con nuestra sangre para intentar transformarse en nuevos césares. Es nuestro deber alertar a las nuevas generaciones sobre la terrible amenaza que es la presencia de las clases medias en nuestras organizaciones como agentes de la dominación del capital y su cultura sobre los esclavos del salario. Como alertaba el joven Marx, el verdadero Marx, "la liberación de los oprimidos solo será obra de los propios oprimidos". No hablaba de abogados ni de intelectuales, no hablaba de profesionales ni de comerciantes como voceros de los explotados, no hablaba de representantes, delegados ni diputados. Decía, el joven y revolucionario Carlos Marx que la liberación de los oprimidos solo sería posible si eran los oprimidos los que la llevaran a cabo y con los métodos de lucha propios de los oprimidos. Recordar ese lema es nuestro rol, eso es la LA MAZA, escrita y publicada desde las entrañas profundas de nuestro pueblo, dignamente ajena, muy ajena, a las sirenas del palacio. Cómo a Ulises hace tres mil años, lleguemos o no lleguemos a Itaka, ella nos enriquece y nos marca un camino. 

Queridos lectores:
Si desean leer la Revista La Maza completa ingresen al siguiente link:
Desde ya muchas gracias

Comentarios

Entradas populares de este blog

Revista La Maza N° 71

Revista La Maza N° 69