Revista La Maza N° 63


EDITORIAL
  Un terremoto se ha producido en Europa. Sus consecuencias alteraran el curso de los acontecimientos, tal como los veníamos percibiendo hasta ahora. El propio mapa de la Unión Europea tendrá un antes y un después del día en que los griegos dijeron NO!  a las imposiciones del gran capital franco-alemán. Una pequeña nación de apenas once millones de habitantes y que sólo  representa el 1,2 del PBI de la eurozona se ha atrevido a enfrentar el orden colonial impuesto por la entente imperialista agrupada detrás del falaz sello de una inexistente Unión Europea. Muchos son los ejemplos  en la historia de las naciones y los pueblos en los que pequeños actos se transformaron en trascendentes puertas de entrada a grandes cambios que revolucionaron las sociedades. Y es posible que el triunfo del pueblo griego sea uno de esos pequeños y gloriosos actos.  Es prematuro analizar, hoy, las consecuencias inmediatas que acarreará la derrota de los usureros en  Grecia y, mucho menos, precisar el ritmo de los acontecimientos por venir. Pero debemos decir que Grecia abre un precedente que no va a tardar en ser imitado por otros pueblos explotados de Europa que han visto saqueadas sus vidas e ilusiones en el altar de la codicia de los banqueros alemanes y franceses y de la Casa Rothschild. España, con una deuda colosal aprisionando la espalda del pueblo y con elecciones generales a la vista; Portugal que viene de siete años de penurias impuestas; Italia, condenada a la decadencia y la disolución nacional; los recientemente establecidos países del este, que confundieron U.E. con bonanza y prosperidad…posiblemente sean  los escenarios donde tendrá continuidad la zaga iniciada por el valeroso pueblo griego. Quizás los ritmos sean más o menos lentos, pero  es claro  el rumbo del proceso abierto: la Unión Europea tal como la conocimos ha comenzado a morir el domingo 5 de Julio de 2015.
Las posiciones de todos los grupos y partidos que rechazaban este aborto colonialista se verán reforzadas y exigidas, por su base, a radicalizar su postura. PODEMOS, en España, que ya estaba disputando el poder a los conservadores y a los decrépitos social demócratas del PSOE, será el primer beneficiado de este nuevo escenario. El pueblo español, agobiado por las penurias y miserias impuestas por la U.E., tiene, ahora, un horizonte en el que mirar el futuro.
Aún los partidos populistas de derecha que combatían a la U.E. crecerán y desafiaran el consenso de Bruselas. El partido nacionalista populista de Marine Le Pen, en Francia, ya está desafiando al gobierno pusilánime de los “socialistas” de Hollande con la bandera de la independencia nacional y la ruptura con la U.E. Movimientos similares, por izquierda y por derecha, se sucederán sin solución de continuidad y sacudirán la paz de los banqueros.
Claro que los usureros no se quedarán de brazos cruzados esperando que le desmonten el negocio montado en décadas de trabajosos esfuerzos. Es mucha la plata en juego como para aceptar los cambios sin resistirlos. Por eso no hay que extrañarse que Grecia se transforme, ahora, en el campo de batalla entre un pasado que se niega a morir y un futuro que recién está dando sus primeros y vacilantes  pasos. Veremos operaciones de escarmiento que nos sorprenderán por su crueldad. Las promesas de caos como venganza se harán realidad y pondrán a prueba la resistencia del valiente pueblo griego y la voluntad de solidaridad de los pueblos del mundo. El resultado es  incierto, pero nadie puede negar que el futuro ya llegó a Europa. Claro que  no es el futuro con que soñaron Merkel, Rothschild  y los suyos.
LA UNIÓN EUROPEA COMENZÓ A MORIR EL 5 DE JULIO EN GRECIA
En la mitología griega, Europa es una bella princesa de origen  fenicio, pueblo de comerciantes tan osados como poco escrupulosos, que es raptada y conquistada por Zeus, el dios de los griegos. Transformado en un toro blanco y majestuoso, Zeus se acercó a la doncella y la sedujo; huyo con ella a Creta, la nombró princesa de la isla  y de su unión nacieron tres hijos. En tanto, el padre de la princesa recorrió, desesperado,  los caminos del gran continente al norte, buscando desesperadamente a su hija, llamándola “Europa, Europa!” y de esta forma su dolor le dio nombre propio  a esas tierras. Tal vez esta historia mitológica haya atravesado los siglos para recordarnos que, de una manera u otra, Europa fue cautivada, en sus orígenes,  por el gran dios de los griegos. Quizás el relato mitológico sea una profecía que anticipa el final de esta otra “Europa”, tan alejada de aquella bella princesa, a manos, precisamente del pueblo griego, heredero de Zeus.

Queridos lectores:
Si desean leer la Revista La Maza ingresen al siguiente link:
Desde ya muchas gracias

Comentarios

Entradas populares de este blog

Revista La Maza N° 71

Revista La Maza N° 69

Revista La Maza N° 62