LIBERTAD A MILAGRO SALA!!

Buenos Aires. 18 de Enero del 2016

El  sábado 16 de enero fue detenida, en su vivienda en San Salvador de Jujuy, la dirigente social Milagros Sala, fundadora y referente de la Agrupación Túpac Amaru.  El gobierno del conservador radical  Gerardo Morales dio, así, un nuevo paso adelante en su ofensiva contra las organizaciones sociales jujeñas, particularmente contra las encabezadas por Sala. Desde que asumió el gobierno, después de cuarenta años de peronismo provincial, Morales ha declarado como su prioridad desmantelar las organizaciones sociales de la provincia, criminalizar su accionar y, de ser posible, encarcelar a sus dirigentes.
Una de las primeras medidas adoptadas por el gobernador radical apoyado por Macri y Massa ha sido suspender los pagos a las cooperativas y a los trabajadores enrolados en las mismas, intervenir sus cuentas corrientes y suspender sus personerías jurídicas. El revanchismo social expresado por Morales está en consonancia con los tiempos que corren en todo el país y que demoniza a las organizaciones sociales. El caso de la Túpac es emblemático y puede constituir una prueba y anticipo de lo que se viene. La respuesta de la organización fue realizar un acampe en la plaza principal de San Salvador, del que participan miles de adherentes. Desde ese lugar, Milagros Sala exigió, reiteradamente, un espacio de diálogo y negociación con el gobernador, pedido que fue enfáticamente rechazado bajo el argumento de que Gerardo Morales "NO NEGOCIA CON DELINCUENTES"
La persistencia del acampe y el escaso éxito obtenido en el intento de dividir a las cooperativas fue el factor desencadenante de la persecución en curso. Los cargos que la justicia afín al gobernador le imputa a Milagros Sala son, habitualmente, excarcelables, máxime teniendo en cuenta que la dirigente no ha rehuido la acción judicial y que mantiene residencia habitual en la provincia. Sin embargo, los jueces le han negado ese beneficio, mientras el gobernador está ampliando los cargos, acusando, al cierre de esta edición, de “encabezar una asociación ilícita, amenazas y coacción”, entre otras acusaciones.
Desde las ASAMBLEAS DEL PUEBLO hemos señalado, en reiteradas oportunidades, nuestro total desacuerdo con el accionar de Milagros Sala y la Túpac. Hemos sido testigos de su accionar patoteril al servicio  del kirchnerismo y del aparato político del anterior gobernador. Sabemos de sus aprietes, de la persecución a honrados dirigentes sociales, como el “Perro” Santillán, de sus métodos poco democráticos y de la escasa transparencia en el manejo de cuantiosos fondos públicos recibidos con llamativa generosidad. Pero sabemos, también, que la Túpac construyó casi 10.000 viviendas en la provincia, de manera autogestiva, mucho más que lo construido por el propio estado; que construyó hospitales, salas de atención médica y escuelas y que el único tomógrafo que funciona en la provincia está en su hospital; que alfabetizó y capacitó laboralmente a miles de humildes y que desarrolló una amplia acción social. A Milagros Sala no la persiguen por sus desmanejos y autoritarismo, cuestión que, por otra parte deberá ser juzgado por los trabajadores y el pueblo, sino por ser parte, tal vez no la mejor ni la más democrática, de ese inmenso proceso de organización y resistencia popular que se abrió en nuestro país a partir de 2001. Precisamente, son sus desprolijidades  las que la transforman en vulnerable y en blanco predilecto del ataque de la reacción capitalista. Por eso es que exigimos la inmediata liberación de Milagros Sala y el fin de las persecuciones a los dirigentes sociales, gremiales y políticos que está emprendiendo el gobierno macrista y sus aliados en todo el país.
Y, más allá del hecho en sí mismo, hay una serie de conclusiones que resultan claras. La primera es que esta ofensiva de Morales es inseparable del curso general represivo que ha adoptado el gobierno de Mauricio Macri y que tuvo sus picos más altos en la represión a los trabajadores de Cresta Roja y a los municipales despedidos en el municipio de La Plata. No es casual que Sergio Massa, socio político de Morales,  su correligionario Ricardo Alfonsín y altos funcionarios nacionales han salido a respaldar la ofensiva represiva en Jujuy. Ese proceso se inscribe en una política que apunta a  que el precio del ajuste caiga sobre el lomo de los humildes y está en sintonía con los innumerables despidos que se han producido en apenas un mes de gobierno macrista en todo el país. El discurso “anti ñoqui”, tan caro a las clases medias gorilas, encubre un apriete generalizado contra los  humildes que se encuadra en el chantaje que el ministro de Hacienda, Prat Gay, enarbola: “si exigen aumentos de salarios se quedan sin laburo!”. Por otra parte, la decadencia y descomposición política del partido radical queda evidenciada en toda su dimensión con el accionar de sus políticos estrella que son parte del gobierno. Aguad, encabezando una ilegal ofensiva contra el AFSCA, Morales persiguiendo pobres y Alfonsín y los suyos justificando el retorno de la UCR a su histórico rol de partido de los gorilas y la derecha.
Otro aspecto a resaltar es el papel miserable que han asumido  algunos ex dirigentes de izquierda ante la persecución a Sala. Raúl Castell no pudo disimular su alegría y así lo expreso en un comunicado de prensa vergonzoso. Humberto Tumini, de Libres del Sur, otro tránsfuga de la izquierda, declaro que el “no defiende a delincuentes como Sala”. Uno y otro aportaron su aplauso a la persecución. 
Posiblemente ninguno de los dos haya leído el famoso poema de Bertolt Brecht:

Cuando los nazis vinieron a buscar a los comunistas, guardé silencio, porque yo no era comunista.
Cuando encarcelaron a los socialdemócratas, guardé silencio, porque yo no era socialdemócrata.
Cuando vinieron a buscar a los sindicalistas, no protesté, porque yo no era sindicalista.
Cuando vinieron a buscar a los judíos, no protesté, porque yo no era judío.
Cuando vinieron a buscarme, no había nadie más que pudiera protestar.

      COMISIÓN DE COORDINACIÓN DE LAS ASAMBLEAS DEL PUEBLO

Comentarios

Entradas populares de este blog

Revista La Maza N° 71

Revista La Maza N° 69

Revista La Maza N° 73