Revista La Maza N° 68


EDITORIAL
  En unas pocas semanas de gobierno, el elenco encabezado por Mauricio Macri ha dado claras pruebas de identidad y ha  despejado las dudas y esperanzas que buena parte de  sus votantes habían depositado en él. Bajo el lema de “Pobreza Cero”, se desarrolló una amplia campaña de propaganda destinada a erradicar la (certera) imagen del  ex contrabandista Macri como un empresario totalmente desvinculado de las causas, angustias  y sentires del pueblo. Una personalidad que poco y nada tenía para ofrecerles a los humildes que no fuese más pobreza y sacrificio. Su asesor estrella, Duran Barba, entendió, que en el último tramo de la campaña era fundamental cambiar esa percepción y se dedico a fabricar un Macri amable, amigo de los pobres, un tipo que tocaba timbre a los vecinos,  tomaba mate con ellos y compartía sus preocupaciones…Para coronar el giro, inventaron la consigna de “Pobreza Cero” como eje central de todas sus promesas de campaña. Así,  el macrismo se comprometía, como prioridad central de su gestión, a combatir  la persistente  exclusión social que mantiene a un tercio de los hogares sumergidos en la pobreza o en la misma miseria. Vistos los resultados electorales, aun en barrios muy humildes, es preciso decir que el ardid publicitario rindió frutos.
Sin embargo, a dos meses de su asunción, la consigna parece haberse transformado en “A los pobres, Cero!” Es que salvo el miserable bono navideño de $ 400 (menos de cuatro kilos de milanesa) a jubilados que cobran la mínima y a las madres que perciben el subsidio universal, no ha habido ni una sola medida de las cientos tomadas, ni un solo decreto de las decenas dictados, ni un solo discurso o anuncio que tuviera en cuenta las duras condiciones de existencia de millones de pobres, desocupados, semiempleados, desalojados,
En cambio, los anuncios destinados a satisfacer las diversas demandas empresariales no cesaron de repetirse, uno tras otro, durante todas estas semanas. Algunas concesiones resultaron, directamente, vergonzosas, como la adecuación de Clarín a la Ley de Medios, la transferencia de 30.000 millones de pesos  a la oligarquía agraria, la cesión del fútbol a Telefe-Telefònica y Canal 13-Clarìn,  el mantenimiento del subsidio a las petroleras, etc., etc.
Para los pobres, eso sí, ha habido fuertes y claras advertencias de cuál es el limite tolerable de las protestas y exigencias. Prat Gay, el virtual Ministro de Economía (que ha recorrido un camino estelar, desde la alcoba de Amalita Fortabat hasta el besamanos de Davos), ya ha  alertado a los trabajadores  de que quienes pidan aumentos de salarios superiores al 25 % deberían empezar a preocuparse por conservar el laburo. Otras voces de la cleptocracia gobernante han sido más contundentes: si las paritarias salen de control (o sea: si exigen aumentos acordes con el desbocado  costo de vida!) podrían ser suspendidas. Por otra parte, una oleada de despidos que parece no tener fin, tanto en la administración pública como en las empresas privadas, parece ser parte de una escenografía destinada a arrancar al pueblo una buena tajada de sus ya escasos ingresos. Finalmente, y por si hace falta, la ex montonera y actual agente del Mossad,, Patricia Bullrrich, Ministra de Seguridad,  afila los dientes de sus perros gendarmes y prepara un protocolo para controlar y reprimir las protestas sociales.
 “POBREZA CERO”?, ENTENDIERON MAL,
ERA “PARA LOS POBRES, CERO”!!!
Es sabido que  toda la estructura del plan macrista se basa en una feroz transferencia de ingresos desde la clase trabajadora y los humildes a las arcas de los millonarios. Este es el eje del plan de los peregrinos de Davos.  A fines de enero se conocieron dos índices inflacionarios incuestionables: el de la Provincia de San Luis y el de CABA. Ambos coinciden en señalar que la inflación del año pasado, con el atraco feroz de diciembre incluido, ronda el 30 % (para San Luis fue de 31,6% y para la CABA de 29,6%). Para diciembre pasado, San Luis le adjudica una inflación del 6,5 y el CABA de 3,9, guarismo ambos que representan el record inflacionario para un solo mes de los últimos quince años. No por nada Prat Gay suspendió los indicadores del INDEC!! Por su parte, la CTA  estima que la caída de los salarios, en los dos meses que van de gestión conservadora, supera el 10 %. El sesgo crudamente empresarial del gobierno se endurecerá, inevitablemente, a medida que avance el año y las ilusiones capitalistas sobre una rápida recuperación de la economía se derrumben. Claro que lo que ellos  pretenden es que, mas allá de cómo le vaya al país, sus bolsillos sigan engordando. Pero las previsiones son de fuerte viento de frente con grandes tormentas cercanas. El FMI acaba de anunciar que estima  que el PBI de América Latina  caerá por segundo año consecutivo, esta vez  casi un 1 %  (esto no sucedía desde hace 32 años!) y que la economía argentina seguirá en recesión durante todo 2016. La crisis internacional está generando zozobra en todos los países emergentes que estuvieron prendidos a la locomotora china mientras tuvo vapor. Ahora, con el precio de los commodities en picada (perdieron entre el 30 y el 50 % de su valor en dos años!) las economías de la región van cuesta abajo. Basta señalar que solo el año pasado se fugaron de América Latina 200.000 millones de dólares para entender que, más allá de los discursos vacíos de un presidente que sólo recogió palmaditas en Davos,   la situación económica regional es de fuerte crisis, el pronóstico es de agravamiento y augura  fuertes y violentos problemas sociales.
Eso sí, para que nadie diga que Macri incumple su promesa de “POBREZA CERO!”, el INDEC acaba de anunciar que, hasta  mediados de 2017, no habrá mediciones de pobreza, con lo que, efectivamente, por casi dos años, en la Argentina de los capos mafiosos y  los empresarios garcas, no hay más pobres!!

Queridos lectores:
Si desean descargar la Revista La Maza ingresen al siguiente link:

Comentarios

Entradas populares de este blog

Revista La Maza N° 71

Revista La Maza N° 69

Revista La Maza N° 73